El pasado noviembre de 2014, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) lanzó una campaña informativa en contra de la violencia de género en los adolescentes, cuyo eslogan era “Cuéntalo”.

A esta campaña se la ha dado continuación recientemente con otra similar: “si tu chico te da miedo, cuéntalo”, cuyos anuncios ya se están emitiendo en televisión.  En la que podemos ver a dos chicas hablando de una situación de maltrato por control que vive una de ellas por parte de su novio, que “quiere saber en todo momento dónde se encuentra”, “decide las cosas por ella” y “es celoso”.

Según el informe adjunto a la campaña, un 79 % de la población considera que los anuncios de sensibilización son útiles para concienciar a la población, mientras que el 77 % piensa que sirven para ayudar a las víctimas a tomar conciencia de su situación.

Ante lo que no podemos estar más de acuerdo, pues la prevención primaria (entendida esta como la sensibilización de la comunidad para reducir la probabilidad de aparición del problema) en este sentido se antoja crucial.

El problema es que existen estudios recientes, como el llevado a cabo por la criminóloga Carla Jabaloyas, en los que se establece que estas situaciones de control en la pareja en la juventud son bidireccionales.

Este estudio se ha llevado a cabo en 148 estudiantes adolescentes, con una edad comprendida entre 14 y 21 años, 54 hombres y 94 mujeres, los cuales correspondían a los cursos de tercero y cuarto de E.S.O y primero y segundo de bachillerato, arrojando los siguientes resultados:

  • Uno de cada tres alumnos de 4º de la ESO reconoce mentir a sus parejas a través de la red.
  • Uno de cada dos jóvenes de 15 años afirma que sus parejas se enfadan si no les cogen el teléfono móvil.
  • En lo que respecta al género, encontramos que un 46% de los varones y un 60% de las féminas se enfadan si no le contesta su pareja y está en línea.
  • Sin embargo, el 42% de los hombres y el 54% de las mujeres afirma sentirse controlados por su última conexión al WhatsApp, Facebook, Tuenti, etc.
  • Por sexos, las mujeres puntuaron más en preguntas relacionadas con conductas de enfado, prohibición de comunicar con ciertas amistades, suplantación de la identidad y en todas las relacionadas con el control de la pareja.
  • Sin embargo, los hombres se han sentido más identificados con preguntas relacionadas con las conductas de amenazar, humillar, mentir, o menospreciar a la pareja, obligar a eliminar contenidos de la red y enfado si la pareja no le coge el teléfono móvil.

Si la concienciación social funciona para prevenir el maltrato por control del hombre hacia la mujer, puede perfectamente funcionar para prevenir el ocurrido en sentido contrario. Por lo que no se comprende que al albur de estos datos, no se lleven a cabo campañas informativas que visibilicen y conciencien contra todas las manifestaciones del maltrato y formas de control en la pareja en la juventud.

Esta carencia es una constante en lo que a prevención primaria de todos los tipos de maltrato en el ámbito famiilar por parte de los poderes públicos españoles se refiere, pues salvo error u omisión involuntaria, no se conocen campañas en contra de la violencia filio-parental, el maltrato a los ancianos o contra el resto de violencia en pareja (hacia el varón, y en las relaciones LGTBI) Y en lo que respecta al maltrato al menor, las escasas campañas de concienciación existentes no se promueven directamente por organismos estatales, sino que aparecen como colaboradores secundarios en las mismas, como la campaña del 2008 “Tus manos son para proteger“, impulsada por el Consejo de Europa, y con la colaboración del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.

En lo que campañas de prevención del maltrato en menores, son mucho más prolíficos otros organismos no gubernamentales, como UNICEF  o SAVE THE CHILDREN en las que colabora, entre otros organismos, el Ministerio de Asustos Exteriores y Cooperación.

Todo ello en contraposición con la gran cantidad de campañas en materia de violencia de género impulsadas directamente por parte de organismos públicos españoles, como se puede apreciar en esta lista de reproducción de campañas del MSSSI.

Como persona, creo que el maltrato no se debe atacar desde un punto de vista cuantitativo, pues estamos hablando de derechos inalienables del individuo por el mero hecho de serlo, como el derecho a la vida e integridad física y moral, derecho a la tranquilidad familiar, etc. Lo cual es independiente del sexo y del número de personas que lo sufran. Pero es que además desde un punto de vista criminológico y atendiendo a los resultados del estudio citado, sería aconsejable una estrategia de lucha contra el maltrato distinta, es decir, promover la concienciacion social contra toda violencia en la pareja, y por extensión en el ámbito familiar. Pues la prevención es un instrumento fundamental contra el maltrato que no podemos olvidar, en todos los casos. Todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR