Vaya por delante mi más absoluta repulsa y condena a todos los casos de víctimas mortales de maltrato. Una sola víctima ya es demasiado.

Atendiendo a la actual normativa sobre violencia de género, hay que volver a recordar que se considera como tal aquella que como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

Si consultamos las bases de datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, podemos conocer que a día de hoy hay contabilizadas 16 mujeres víctimas mortales de violencia de género a manos de sus parejas sentimentales varones.

Pero si analizamos pormenorizadamente todos los casos, podemos ver que en varios de los 16 comentados existen circunstancias que podrían llevarnos cuando menos a poner en cuarentena temporalmente y a falta de otros datos, que se tratasen de casos de violencia de género. A saber:

El día 18 de enero un anciano asesinó a su esposa enferma de alzheimer y después se suicidó dejando una carta para explicar los motivos que llevaron a cometer el homicidio:”Nos queremos mucho, no soporto verla sufrir así, quiero irme con ella, que descanse, descansar y que nos entierren juntos, como hemos estado en vida”.

Como ya hemos comentado en anteriores posts de este blog, hay casos de parejas de ancianos en las que uno de los miembros tiene una enfermedad incapacitante, crónica, degenerativa y que conducirá irremediablemente a la muerte. A ello hay que añadirle la habitual incapacidad del cuidador para atender al enfermo, ya sea por incapacidad física, de medios y/o formativa, que desemboca en una depresión del cuidador. Todos estos, son factores de riesgo que hacen que puedan producirse la situación ocurrida de homicidio del incapacitado y posterior suicidio del cuidador. En psicología se denomina homicidio por compasión. Que poco o nada tiene que ver con motivaciones de género.

[En este caso se ha podido comprobar posteriormente a la publicación de este artículo que no se contabilizó como violencia de género en estadísticas oficiales, pero sí se consideró y aún a día de hoy se sigue considerando como violencia de género en diversos medios de comunicación]

El día 19 de enero una mujer resultó muerta a manos de su pareja sentimental varón, que posteriormente se autolesionó. En principio con estos datos podríamos pensar que se trataba de un caso de violencia de género, pero si indagamos un poco más en las circunstancias del caso podremos saber que el varón se encontraba diagnosticado de demencia, que la implicada había solicitado ayuda a los servicios sociales municipales para atender a su pareja, que no habían antecedentes conocidos de maltrato ni denuncias, y que diez días antes del fatídico desenlace, el varón había intentado suicidarse, posiblemente debido a su enferemedad. El agresor fue detenido e ingresado en la unidad de agudos psiquiátricos del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense, y a día de hoy se está investigando si es imputable por razón de su enferemedad. Es bien sabido que una de las fases de la demencia es la fase agresiva en la que el afectado puede tener episodios de autólisis o heterólisis que poco o nada tienen que ver con motivaciones de género.

En Villanueva del Fresno un varón mató a su mujer de 91 años y posteriormente intentó quitarse la vida. Al parecer ella presentaba un estadio avanzado de demencia senil y no se conocían antecedentes de maltrato ni denuncias. El varón fue ingresado en un hospital psiquiátrico para ser observado. Las autoridades locales comentaron que “Quienes conocen a la familia creen que el hombre no soporta ver a su mujer en ese estado” incluso los propios hijos de la pareja emitieron un comunicado para aclarar que no se trataba de un hecho de violencia de género sino un “acto de compasión”, en el enlace adjunto aclaran aún más las motivaciones del asesinato que también parecen tener poco que ver con actitudes machistas del implicado.

El último caso fue el ocurrido en El Campello, donde inicialmente al parecer un varón habría asesinado a su pareja y posteriomente se habría autolesionado. Posteriormente se ha podido saber que la pareja residia en un centro de día para ancianos ya que él se encontraba impedido, y que ningún trabajador del mismo había observardo indicios de malos tratos en la pareja. La propia hija de los implicados comentaba que nunca habían tenido problemas de convivencia (no suele ser usual que no existan incidentes previos en casos de asesinatos por violencia de género). El sospechoso declaraó ante la juez que fue su mujer quien se suicidó, mientras que él trató de hacer lo mismo, encontrándose dos armas en el lugar del suceso, un cúter y un cuchillo de cocina (lo que suele ser poco habitual cuando es un único individuo el que lleva a cabo la acción y podría concordar con la versión del implicado). El varón manifestó posteriormente que ya habían hablado en más de una ocasión de quitarse la vida a la vez cuando no pudieran valerse por sí mismos ni cuidar el uno del otro. Posteriormente también se le sometió a un examen psiquiátrico para determinar su imputabilidad.

*Existe otro caso ocurrido este año en Toledo en el que un varón que estaba en tratamiento psiquiátrico y que al parecer había dejado de tomar la medicación, mató su pareja. Creemos que este suceso al menos debería ser sometido a un mejor estudio por si se considerase la enferemedad mental del autor del crimen como un factor principal en el caso, en lugar de recurrir directamente al género de los afectados para establecer sus motivaciones. En este caso tampoco hay antecedentes conocidos de malos tratos ni denuncias.

Otro ejemplo de lo que comentamos ocurrió en 2013 en Benijófar, donde un veterinario mató a su mujer y la descuartizó e incineró, contabilizándose inicialmente este hecho como otro caso de violencia de género en estadísticas oficiales. Recientemente se ha podido comprobar que no se trataba de este tipo de maltrato, pues se ha conocido la sentencia emitida por el juzgado correspondiente que condena al varón por matar a su mujer con anestésicos al ir a reducirle el estómago.

Las anteriores expilicaciones no responden en ningún caso a justificar las acciones homicidsa de sus autores, sino a explicar las motivaciones que les llevaron a cometerlas, porque conociendo la etiología concreta de su comportamiento podremos desarrollar estrategias destinadas a su prevención, evitando así que se produzcan más muertes. Este es el trabajo de la criminología y de los criminólogos.

Pero en este trabajo debemos ser lo más exactos y precisos posible para evitar que se produzca alarma social inncesaria y contraproducente para la prevención, por lo que deberíamos ajustar el cómputo de mujeres víctimas mortales por violencia de género a los casos en los que se establece en la ley, es decir, aquellos en los que la causa principal y primera fuera obrar como parte de una estrategia de maltrato para someter a la mujer por considerarla inferior por el mero hecho de serlo. O de lo contrario las estadísticas oficiales no se ajustarían al standard establecido en la propia ley que define el concepto.

Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, los datos estadísticos son fundamentales para adoptar medidas en política criminal contra un tipo de delito, por lo que deben ser lo más estrictos y fiables posible.

Post scriptum: no quiero dejar pasar la oportunidad para recordar a esas otras víctimas mortales relacionadas con casos de maltrato aunque no fueran objetivos principales del victimario, como en el caso de Daimiel, en el que el asesino terminó con la vida de su pareja y de la hija de ésta. O el caso ocurrido en el Hospital de la Paz de Madrid en el que un suicida mató además a su hija al precipitarse al vacío con ella en brazos con el fin único de hacerle daño a su pareja como comentó él mismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR