Hoy vamos a tratar un tema inédito hasta la fecha en este blog: la dispensa de declarar contra familiar y sus implicaciones en delitos de violencia de género.

La declaración de la víctima de violencia de género es importantísima, pues en muchas ocasiones es el único medio de prueba para determinar la existencia de delito y enervar la presunción de inocencia del procesado, ya que éste se suele producir en el ámbito de la intimidad.

Redordemos que la declaración de la víctima ha de presentar unas características para que sea tomada como prueba según el STS de 21 de marzo de 2011:

  • Ausencia de incredibilidad subjetiva. Basada en:
    • 1) Características físicas o psicoorgánicas, como la inmadurez o la corta edad.
    • 2) Inexistencia de móviles espurios. Entendidos como tales, todos aquellos distintos a los dirigidos unicamente a conseguir una condena por los hechos acaecidos.
  • Verosimilitud del testimonio: declaración lógica, verosimil y apoyada en datos objetivos.
  • Persistencia en la incriminación: mantenida en el tiempo, sin ambigüedades ni contradicciones.

En caso de ausencia del testimonio de la víctima, los testigos de referencia tienen una relevancia relativa si no es que vayan acompañados de otros indicios, como el informe forense (STS de 12 de julio de 2007).

Nos encontramos ante el problema de que en muchas ocasiones se retira la denuncia amparándose en el derecho a no declarar del artículo 416 Lecrim.

Hay que tener en cuenta que la exención de la obligación de declarar también alcanza a parejas de hecho y personas ligadas por análoga relación de afectividad, pues aunque no se encuentran incluidas específicamente en el artículo 416 Lecrim, se subsumen en éste por analogía de lo establecido en el artículo 23 CP de acuerdo con STS, sala 2ª, de 22 de febrero de 2007.

Un aspecto importante para poder eximir de la obligación de declarar, es determiar si la relación de afectividad (en cualquiera de sus formas) sigue vigente. Muy complicado de comprobar.

Aunque hay que tener en cuenta que a pesar de la ruptura de la relación del TS reconoce la posibilidad del testigo/víctima de acogerse a la exención de declaración si ésta compromete la intimidad familair bajo la cual ocurrieron los hechos objeto del enjuiciamiento STS,sala 2ª, de 26 de marzo de 2009.

Por lo que finalmente, el TS en acuerdo no jurisdiccional de la Sala 2ª de fecha 24 de abril de 2013 establece que la exención de la obligación de declarar prevista en el art. 416.1 Lecrim alcanza a las personas que están o han estado unidas por alguno de los vínculos a que se refiere el precepto. Se exceptúan:

a) La declaración por hechos acaecidos con posterioridad a la disolución del matrimonio o cese definitivo de la situación análoga de afecto.

b) Supuestos en que el testigo esté personado como acusación en el proceso.

La STS 625/07 de 12 de julio, señala que  si la propia víctima presenta denuncia no cabe acogerse al artículo 416 LEcrim. Aunque no haya sido instruida de su derecho a no declarar, de acuerdo con sentencia 449/2015 de la Sala 2ª, de fecha de 14 de julio.

Muchos sectores están solicitando que se elimine esta dispensa de la exención de declarar contra familiar en caso de delitos de violencia de género, pues en algunos casos “impide que el derecho penal penetre en el ámbito familiar” STS 58/08 de 25 de enero.

Pero este extremo esta generando polémica, puesto que hay que tener en cuenta que la eliminación de la exención de declaración en supuestos de violencia de género podría suponer que la víctima optara por:

1)Decir en sede judicial que lo denunciado es mentira, pudiendo enfrentarse a una imputación de denuncia falsa, castigada con hasta 2 años de prisión.

2)No presentarse al juicio cuando sea citada en calidad de testigo (420 Lecrim), pudiendo ser multada de 200 a 3000 €, y si persistiese en su conducta se le podría imputar un delito contra la administración de justicia o de desobedencia grabe a la autoridad judicial.

Algunos creen que la eliminación de la exención de declarar contra familiar se podría entender como la privación de la víctima de su derecho a reestablecer o mantener el vínculo familiar con el agresor.

Creo que habría que estudiar detenidamente desde el punto de vista judicial las retiradas de las denuncias, más allá del análisis que realizan del tema las Macroencuestas, por si correspondiese a que se han presentado debido a moviles  espurios, o si la retirada obedece al miedo de la víctima a continuar con el procedimiento, y en sendos casos actuar en consecuencia.

Lo que también hay que tener en cuenta, es que el artículo 416 Lecrim regula un derecho fundamental como es el derecho a no declarar (Artículo 25 CE), y recordemos que los derechos fundamentales deben ser regulados en leyes orgánicas. Siendo la LEcrim una ley ordinaria.

Como conclusión comentaremos que la exención de la obligación de declarar contra familiar (también en casos de violencia doméstica) ha generado dificultades en la persecución de delitos por lo que debería ser regulada formal y materialmente para evitar este y otros usos distintos de los que se le preveen.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR